Eduardo Sánchez Gauto

Abogado, teólogo y traductor público

Una respuesta a Wolfgang Streich - Actualizado

Con relación al artículo:

No está bien lo que hace y predica Poul Washer y la Coalisión (sic)

[Actualización - enero 2016: el blog íntegro ha sido borrado. Aun así, dejo este escrito aquí porque puede ser útil a otros.]

[Actualización - julio 2015: el blog no fue borrado, sino que migró a otra dirección. Este posteo particular sí fue borrado, por decisión del autor que respeto. Ruego ir más abajo para ver una respuesta del mismo]

Hola Wolfgang. Te comento que me pasaron el enlace a este posteo y quiero dejarte algunas líneas.

En mi carácter de graduado de DOS seminarios reformados (el Seminario Unido Teológico del Paraguay, en Ñemby, y el Calvin Theological Seminary de Grand Rapids, Michigan, EEUU) y miembro continental de la FTL quiero decirte que tus conclusiones son apresuradas, aunque en algún porcentaje están justificadas.

A continuación dejo algunas observaciones sobre tu texto.

Primero, te comento que a McArthur lo conozco muy poco; y a Washer y a Núñez poco o nada, pues su producción es más bien en sermones grabados en video y yo casi no escucho sermones así; su producción bibliográfica es de escasa significación o no existe. Te comento que la teología reformada no se queda en ellos. Te aliento a que te informes más y mejor, y con autores diferentes.

La teología reformada en América Latina existió desde mucho antes que Paul Washer o cualquier otra persona o grupo con quienes asocies el movimiento reformado y si bien afirmamos con R.B. Kuiper que el cristianismo reformado es la expresión de cristianismo bíblico más acorde con la Biblia, eso no quiere decir que otras denominaciones no prediquen el Evangelio. De ningún modo.

De hecho le dije a un hermano en la fe, acerca de una reciente controversia: «Toda la verdad es verdad de Dios y es buena, aunque la diga un hereje». Y si podemos decir eso de un hereje, cuánto más de otras confesiones religiosas que buscan servir en el Reino de Dios obedeciendo a Jesucristo y proclamando su Evangelio.

Personalmente en mi carácter de reformado te digo que jamás me atrevería a afirmar esto que decís aquí:

«Todas las iglesias, excepto la de ellos, han dejado el cristianismo y por tanto no son Cristianos. Los jóvenes de sus iglesias tienen la misión de llevar este mensaje: Todo lo que te enseñan en tu iglesia es una porquería. Lo único que sirve es lo que nosotros enseñamos.»

Esto quizá podría ser cierto de las iglesias infectadas con el evangelio de la prosperidad y el pentecostalismo. El problema es que hay muchas así; pero obviamente no son todas. Los muchachos generalizan, y eso está mal.

Discrepo de tu postura acerca de que «no hace falta conocer más». El problema no es un cristianismo intelectualizado; el problema es la pobreza del corazón, el orgullo y la soberbia, disfrazados de conocimiento. El conocimiento es tan sólo un disfraz. El día de mañana, pueden ser las emociones, o la voluntad. Necesitamos conocer, y mucho más en nuestra situación tan dominada por el emocionalismo enfermizo y la ignorancia supina.

Otro punto en el que discrepo contigo es es esto:

“Dios aborrece al pecador”, pero que tontería, coalición, que tontería.

No es una tontería. Te recuerdo lo que dice la Sagrada Escritura en Salmos 5:5; 7:11; 11:5; Juan 3:36; Romanos 9:13 y textos concordantes. Creo que está bien que estés en desacuerdo con esta postura, y yo respeto eso; pero tontería no es. Hay buen apoyo bíblico para la misma.

Quiero rescatar tu reflexión, que la comparto:

«Servir a la verdad significa, no solamente informar, lo cual es muy importante, servir a la verdad significa también ayudar a pensar; mover a pensar; a pensar con libertad; a reflexionar; ser maestros que sirven para que la comunidad aprenda a dialogar; pueda intercambiar opiniones sentimientos; pueda aceptar diferencias, es decir, comunicarse mejor, aceptarse mejor».

Muy cierto.

Y tu escrito indica mucho de lo cual muchos que hoy día se llaman “reformados” tienen que arrepentirse. Hay demasiado fariseísmo y legalismo, y coincido en tu ira. En toda la fauna y flora teológica, pocas especies son peores que el fariseo generador de hipócritas, que pone sobre los débiles una carga tan pesada que el débil debe recurrir a la hipocresía para sobrevivir y aparentar que todo está bien.

 


Actualización 03 de julio de 2016

El autor del artículo tuvo la amabilidad de comunicarse conmigo mediante correo electrónico, e hizo algunas aclaraciones importantes. A continuación transcribo el correo aclaratorio, y agradezco a Wolfgang Streich su amable autorización para transcribirlo aquí.

Hola Eduardo

Acabo de leer la respuesta que escribiste sobre mi artículo en uno de mis blogs. 
El blog no creo que haya desaparecido 

http://wolfgangstreichparaguay.blogspot.com/

El artículo lo saqué ya que lo había escrito en un momento en que fui invitado por otro pastor a un congreso de la Convención Bautista, y pude presenciar una discusión entre un pastor Bautista y su hijo. Fue una discusión pública muy desagradable, ya que dos seguidores de Washer y el hijo del pastor, tomaron la iglesia y bueno, de forma más o menos democrática le sacaron al padre del pastorado e implementaron todo el sistema Washeriano de teología. 

Ahora lo saqué hace algunos meses, dado que es un tema que a mi no me incumbe, ni vale la pena discutir sobre esto. 

Yo soy del movimiento radical emergente anabautista, y en nuestra teología no se puede pensar siquiera en los argumentos que me presentas, ya que nuestra comprensión de la Biblia es totalmente diferente. 

De todas maneras agradezco tu respuesta, y deseo todas las bendiciones para ti. Es mi desafío para el futuro vivir más cerca de Jesucristo y lo más lejos posible de la dogmática, por eso ni siquiera intentaré dar una respuesta a lo que me has escrito. 

 

--
Lic. Wolfgang Streich

[teléfono - editado]

Asunción - Paraguay